domingo, 13 de enero de 2008

Lunes 14 de Enero de 2008

Hermanos:

Como dije en la entrega anterior, Valle Nuevo tiene esa magia.., esa "...agradable propensión a los sueños, a que los insectos suban por las piernas y la melancolía baje por los brazos hasta que uno cierra los puños y la atrapa." (*1)

Parece que el relato del Pony, la niña y el niño, reveló verdades que sólo las revela la poesía.

Conversando con alguno de los que me comentaron el caso del caballito que se llama Carlitos, pero al que casi todos le dicen Pony; le decía que la vida está llena de instantes en los que se hace presente la poesía, momentos en los que nos descubren regiones de cielo.

Le comentaba a mi amigo que al inicio de los años 90 estuve trabajando en Santiago de los Caballeros, el primer Santiago de América, en la ampliación de la Fábrica de Cemento Cibao. Esa fue una gran obra de ingeniería y Danilo, Marino, Cubilete y yo, ingenieros todos, compartimos durante un tiempo una casa en donde Matilde nos ayudaba con la faena diaria.

Hoy les traigo una historia breve de Matilde y quiero acompañarla, con toda la intención, con una Serranilla de Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, autor de un poema escrito en los albores de la lengua castellana.

Son dos muestras de poesía fresca, silvestre, esa que abunda en donde no hay segundas intenciones.

Que tengan una bonita semana.

Mario


Notas:
1.- La cita es de Benedetti, de su poema "A la izquierda del roble"



Matilde

Matilde era sencilla, natural, silvestre y bella.

Incapaz del asombro.

Para ella todo tenía su explicación en la naturaleza misma, así de simple.
Para nosotros, ingenieros trabajando fuera de casa y viviendo en casa de solteros, era una gran ayuda.

Nos cocinaba con amor y su menudo cuerpo se paseaba por la casa cuando hacía la limpieza o cuando nos ayudaba con la compra del super.

Su mayor desilusión había sido separarse de su esposo cinco años atrás.

Una mañana de lunes llegó Mati acompañada de una hermosa niña de unos dos años: su hija.

Al regresar del trabajo, la tarde de ese lunes, le pregunté con picardía:

"Mati, ¿cómo es posible que tengas una niña de dos años si te separaste de tu esposo cinco años atras?"

Su respuesta silvestre aroma mi memoria.

Bajando avergonzada la mirada me dijo:

-"Fue que yo lo dejé queriéndolo"


quijoteurbano



La Vaquera de la Finojosa


Moça tan fermosa
non ví en la frontera,
como una vaquera
de la Finojosa.

Faziendo la vía
del Calatraveño
a Santa María,
vençido del sueño,
por tierra fragosa
perdí la carrera,
do ví la vaquera
de la Finojosa.

En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores,
la ví tan graciosa,
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.

Non creo las rosas
de la primavera
sean tan fermosas
nin de tal manera;
fablando sin glosa,
si antes supiera
de aquella vaquera
de la Finojosa.

Non tanto mirara
su mucha beldad,
porque me dexara
en mi libertad.
Mas dixe: "Donosa
(por saber quién era),
¿aquella vaquera
de la Finojosa?..."

Bien como riendo,
dixo: "Bien vengades,
que ya bien entiendo
lo que demandades:
non es desseosa
de amar, nin lo espera,
aquessa vaquera
de la Finojosa.

Marqués de Santillana




Aquí va un enlace a una página que tiene un video de la promoción de una obra teatral de La Vaquera de la Finojosa




También les traigo un video de Hinojosa actualmente


1 comentario:

Jose dijo...

Saludos desde Sevilla (España). Me gusta mucho tu blog, y me animó a abrir el mío propio. Prueba suerte, quizás te guste:

http://botellaalmar1.blogspot.com