lunes, 13 de junio de 2011

Lunes 13 de junio de 2011





Hermanos:

Esta entrega será breve porque estoy fuera de casa asistiendo a la boda de unos primos en Saint Petersburg, Florida, y no tengo muchas facilidades de Internet.

A grandes rasgos les comento por donde ando:

El próximo domingo 19 de Junio sérá el Concierto Voces Amarillas en Santiago de los Caballeros. Estaremos allá dando apoyo a la Coalición Educación Digna.

Un gurpo de abogados ha tomado la iniciativa de someter un recurso contra la Policía Nacional por haber desacatado una sentencia que obligaba a la Policía a respetar y proteger a los manifestantes de la Coalición Educación Digna. El desacato a la sentencia se produjo en la inauguración de la Feria del Libro, el pasado día 4 de mayo de 2011, en esa ocasión, la Policia arrebató sombrillas e impidió que los manifestantes asistieran a la Feria del Libro con sus colores y sombrillas. Estamos apoyando esa iniciativa.

Les comento por otra parte que estoy preparando un curso breve con los conceptos básicos del diseño de refuerzo de estructuras con CFRP (Carbon Fiber Reinforeced Polymer). La idea es presentarlo como aporte a las reuniones del Capítulo Dominicano del Instituto Americano del Concreto (ACI-Dominican Chapter).

Ha causado revuelo la última entrega de *poema de lunes*. Parece que descubrir que el dinero está sustentado en una promesa de pago en el futuro, hecha por los deudores, causa preocupación legítima. Y si añadimos la sentencia de Jorge Manrique de que *...Cualquier tiempo pasado fue mejor*, entonces la preocupación aumenta, porque con un futuro peor que el presente la posibilidad de cumplir la promesa de pago se desvanece.

Bueno, dejemos las promesas de pagos y los desacatos; y sabiendo que amarilla es la llama que enciende mi voz, vayamos a lo nuestro.

Hoy les traigo un fragmento de las "Coplas por la muerte de su padre" de Jorge Manrique, un casi pionero del castellano.

Que tengan bonita semana.

Mario
www.poemadelunes.blogspot.com
www.quijoteurbano.blogspot.com



Coplas por la muerte de su padre

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,

Cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.

No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio
porque todo ha de pasar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;

allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.



-- Desde Mi iPad

1 comentario:

Camino del sur dijo...

Gracias por recordar estas coplas, las leí en mi ya lejana juventud, me enacantaba el tipo de versoso y obviamente su profundo contenido.


Abrazos